sábado, 31 de diciembre de 2016

¡FELIZ AÑO NUEVO 2017!


PERSONAJES DEL OLVIDO IV : Karoll (Luis Cuento), dialoga entre hombres... (actualización)

La primera vez que vi una de sus fotografías fue hace unos años, exactamente en junio del 2000. Primero fue una postal publicitaria que invitaba a la inauguración de una exposición de desnudos y semidesnudos masculinos; luego en la propia galería Au bonheur du jour de Nicole Canet, allá en la rue Chabannais donde ocurriría el encuentro definitivo.

Atletas, Cuba 1940-1950, así tituló Nicole la muestra fotográfica dedicada al desconocido y olvidado fotógrafo cubano Karoll.

Autorretrato de Karoll.

Este curioso artista tuvo una actividad fotográfica en La Habana a través de su estudio donde firmaba sus clichés: Karoll; sin duda un pseudónimo utilizado por el artista. Su verdadero nombre era Luis Cuento (1920 - 1979).

Karoll gozaba de cierta notoriedad en La Habana, ciudad en la que trabajó una fotografía tradicional en la cuerda de los retratos, las bodas, los bautizos y las comuniones. Pero un interés mayor le llevaba a trabajar, casi en clandestinidad, el desnudo y semidesnudo masculino como necesaria expresión. Por su estudio pasaban fisiculturistas, obreros musculosos, estibadores salidos directamente del puerto...

Influenciado por el cine y la fotografía de Hollywood, así como por otros fotógrafos norteamericanos y europeos de la época, Karoll parecía, al mismo tiempo parodiar los trabajos del barón Wilhelm von Gloeden, pionero del desnudo masculino en la fotografía. Recuerdo haber visto en la exposión parisina (la única hasta el momento), una imagen del artista y su amigo travestidos en el interior de una casa de Centro Habana.

Nicole Canet me contaba que había salvado milagrosamente el lote de fotos durante un viaje a La Habana, donde la sobrina de Karoll profesaba cierto pudor a mostrarlas.


De Karoll no se conoce gran cosa. Nacido en La Habana en 1920, de Luis Cuento, su verdadero nombre, únicamente se sabe que estuvo internado en uno de los horrorosos campos de la UMAP y que falleció en La Habana en 1979.







































jueves, 10 de diciembre de 2015

miércoles, 27 de agosto de 2014

Bobadillerías... I "Estrada Pelma (Yambú crítico)" de Fray Candil.

Cayó Estrada Palma, o Pelma, como la piedra en la laguna

“Con rudo golpe en la insondable fosa.”

No me sorprende que haya caído. Lo que me sorprende es que subiese, sobre todo, tratándose de un país donde el que menos se cree un Epaminondas o... un Bismarck.

Cuando le vi – por vez primera y única – en Nueva York, a mi paso para Colombia, para la dulce y triste Colombia, no pude menos de pensar:
“este hombre, por lo mismo que no vale un rábano, irá lejos.”

No tenía dientes y no se daba lustre en las botas. No tener dientes en el país clásico de los dentistas, y no darse lustre en el país clásico de los limpiabotas... se me antojó un colmo.

Luego, fijándome en su frente de mono, en su boca hundida y en sus bigotes de  chino, descubrí que era malo, solapadamente malo. ¿Quién puede ser bueno con una frente así, de un dedo de ancho? La antropología sirve para algo; por lo menos, para ver venir a los presidentes de repúblicas efímeras.

Ahora me explico su traición. Si no llegan los sarracenos y le echan de la poltrona presidencial, fusila a media isla y se declara dictador, como casi todos sus congéneres de la América latina. ¡Qué poco le duró el prestigio! Lo que al negro del cuento, la levita. Aquí sí que viene a pelo: don Tomás, ya comiste, ya te vas, o más exactamente: te fueron.

¿Qué hace ahora el antiguo maestro de escuela? ¿Se habrá dedicado, como el Cándido, de Voltaire a sembrar azamboas o yuca?
Tomás Estrada Palma (1832-1908), primer presidente de la República cubana.
© University of Miami Libraries. Cuban Heritage Collection. 

No era otro el consejo que daba Mefistófeles a Fausto en la última escena de la primera parte del famoso poema.

No me parece bien que los que subieron con él, y gracias a él, sigan tan campantes llenándose la tripa a costa del pueblo.

¿Por qué no cayó Gonzalo de Quesada, ese Absalón de tiple y guayo? ¿Qué hace Quesada en Washington?

¿Para qué sirve Quesada?
Pues no sirve para nada.

Por lo mismo que no sino para nada, a no ser para retratarse al pie de anuncios de específicos que hacen crecer el pelo (sí, le he visto en un periódico, la melena al viento, con un frasco en la diestra); como no estorba – ¡Y cuidado si el mozo es ambiciosillo! – ahí le han dejado, de ministro de una república ilusoria, acéfala.

Cualquier día renuncia Quesada a pasar por orador entre los yanquis, hombres prácticos, pero mudos, como los perros de los caribes que halló Colón en las Antillas.

– Pero usted - me dirán los que están enterados de las cosas del país – no sabe de la misa la media. ¡Renunciar Quesada! Ignora usted que aquí nadie renuncia. Si el puesto fuese gratis, tal vez. Ya ve usted el trabajo que costó – una guerra civil nada menos – que don Tomás soltase el güiro.

Quesada, en vez de renunciar, se ha ido... al Haya, a abogar por la paz europea y el desarme universal. Tiene gracia: un país que acaba de sublevarse y que, dicho sea de paso, carece de personalidad, puesto que está intervenido ¡mandando al Haya (allá se las haya), representantes para que prediquen la paz!

– No, no van a predicar paz ninguna - me dirán los que están enterados de las cosas del país. –Van a pasearse, a sacudir el hígado.

Por de contado que Quesada romperá el fuego.

– No lo crea usted. Manuel Sanguily no se lo permitirá. Bueno es don Manuel para dejarse coger la delantera oratoria.

– Bueno, hablarán los dos a la vez. Lo probable es que no hable ninguno.

No hagamos á Sanguily la ofensa de compararle con Melenas, a quien los congresistas holandeses tomarán por una medusa de los trópicos. Porque es lo único llamativo que tiene Gonzalillo: el pelo. Por eso se lo tomo.
Volvamos a Estrada Pelma. Por lo mismo que nada le debo, ni nada le pedí nunca, me acuerdo de él.

¡Qué a menudo me sucede – automatismo pnemotécnico – acordarme de individuos que vi por casualidad no sé dónde, que no dejaron en mi espíritu huella intelectual alguna! Y al acordarme de él he pensado: yo, que me limpio las botas a diario, que no tengo frente de mono, no hubiera llegado nunca a presidente ni a ministro siquiera.

Estrada aguardó a subir para darse lustre. En cuanto a no tener dientes, ha sido una fortuna para el país. ¡Si no teniéndoles quiso morder!..
Vista del Monumento a Estrada Palma en La Habana, 1945. 
© University of Miami Libraries. Cuban Heritage Collection. 

Pobre don Tomás: como el personaje de “Si j'étais roi”, se acostó presidente y despertó... maestro de escuela. Le queda un consuelo: recordar en su bohío que fue un día G grande y buen amigo » de los amos de la tierra. No todos podemos darnos ese gusto, aunque nos limpiemos a diario las botas y tengamos todos los dientes.

Quesadita, mírate... en esas botas y córtate el pelo, a no ser que, cansado de la diplomacia, te dediques a violinista.

Nada de lo ocurrido impedirá que, andando el tiempo, canonicen a Estrada Palma, como han hecho con otros, tan güiras cimarronas como él. “Para canonizar a los santos – decía Voltaire – sólo se espera a que desaparezcan los testigos de sus tonterías.”

Y no me sorprendería que hasta le erigiesen una estatua. Por mí, que se la levanten. ¡Para lo que sirven, después de todo, las estatuas! Para que se orinen en ellas, de noche, los borrachos y, de día, los perros.

Justicia inmanente de la historia...


Emilio Bobadilla (Fray Candil), (1862-1921)

Muecas. Crítica y sátira, Sociedad de Ediciones Literarias y Artísticas, Librería Pierre Ollendorff, París, 1908.